Beneficios de la vitamina E

vitamina E

La vitamina E es uno de los micronutrientes más importantes de nuestro organismo.

Esta vitamina soluble en grasa es esencial para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y reporta grandes beneficios, pero su suplementación a través de comprimidos o vitaminas no es recomendable para la mayoría de la gente. De hecho, las fuentes naturales son abundantes y suficientes para evitar esa vía.

En este artículo vamos a conocer algunos de sus beneficios mas importantes y en qué lugares naturales podemos encontrarla.

Índice

    Beneficios de la Vitamina E

    Ofrece una gran acción Antioxidante

    Entre las características y beneficios de la vitamina E, encontramos su acción antioxidante probablemente la más importante. A través de esta función la vitamina E es capaz de neutralizar los radicales libres, sustancias que figuran como una de las muchas causas de las enfermedades crónicas y degenerativas.

    También debido a su acción antioxidante, la vitamina E protege las grasas del cuerpo de la oxidación. Esta protección es importante a varios niveles, a partir de las defensas de la membrana plasmática, es decir, la membrana externa de las células. Estas defensas contribuyen al buen funcionamiento de todas las funciones celulares.

    vitamina E

    Previene las enfermedades cardiovasculares

    Otro aspecto importante de la protección de la grasa a partir de la vitamina E, es la disminución del colesterol LDL, o colesterol "malo". También en este caso la protección es importante porque el colesterol LDL se hace mucho más peligroso si llega a oxidarse, pasando a acumularse en las arterias y provocando el inicio del proceso de la aterosclerosis.

    La vitamina E beneficia la salud circulatoria en general: una de sus funciones es la formación de células rojas de la sangre, de manera que actúa en la dilatación de los vasos sanguíneos y previene la formación de coágulos en el sistema circulatorio.

    Es importante para la piel

    La acción antioxidante también es reconocida por sus beneficios estéticos, ya que los radicales libres se asocian con efectos indeseables de envejecimiento. Uno de los beneficios de la vitamina E es mantener el buen aspecto de la piel, por lo que es ampliamente utilizado por la industria cosmética. Se pueden encontrar cantidades considerables de vitamina E en los protectores solares. En este sentido, la propiedad más importante de la vitamina E es la de mantener la humedad natural de la piel.

    Favorece el sistema inmune

    Además de estas funciones, una de las ventajas importantes de la vitamina E es el de mantener el sistema inmune. Numerosos estudios indican que la inmunidad depende en gran medida de los buenos niveles de vitamina E, lo que demuestra su eficacia especialmente en personas con inmunidad debilitada por el envejecimiento o enfermedades.

    Favorece la salud muscular y de los huesos

    Desde un punto de vista más indirecto, la vitamina E contribuye a mejorar el sistema muscular y salud de los huesos, ya que es necesaria para las funciones de absorción, del uso de calcio y potasio, minerales importantes para el funcionamiento y mantenimiento de los tejidos musculares y óseos.

    Aumenta la masa muscular

    La vitamina E, sin duda ayuda a ganar masa muscular. Además de influir en la salud del músculo indirectamente a través del sistema circulatorio, la obtención del calcio y el potasio, la actividad antioxidante de la vitamina E protege los músculos de los radicales libres que normalmente se liberan después de la formación de resistencia. Por lo tanto, los músculos se recuperan más rápido y mejoran, por lo que es más fácil ganar masa muscular.

    vitamina E

    Ayuda durante la pérdida de peso

    En cuanto a los beneficios de la vitamina E en la pérdida de peso, lo cierto es que hay muchos mitos. La idea de que la vitamina E acelera el metabolismo es la base más utilizada para justificar la influencia de la vitamina sobre la pérdida de peso. Sin embargo, la vitamina E no contribuye directamente a la perdida de peso.

    Sin embargo, es posible hablar de una contribución indirecta de la vitamina E para la pérdida de peso: si ayuda a aumentar la masa muscular, aumenta el gasto de energía del cuerpo, de forma que es posible que la pérdida de peso resulte un efecto secundario de la nueva distribución de la masa muscular, adquirida por mantener buenos niveles de vitamina E.

    Efectos de la vitamina E y su deficiencia

    Niveles muy bajos de vitamina E son extremadamente raros en personas sanas, ya que hay muchos alimentos con vitamina E, es decir, abundan sus fuentes. La deficiencia de vitamina E, que suele producirse en las personas con problemas de absorción de grasa, pueden contraer una serie de enfermedades.

    En primer lugar, el efecto anticoagulante de la vitamina E puede afectar al cuerpo, de modo que los coágulos de sangre resulten potencialmente peligrosas formándose en el sistema circulatorio. La actividad antioxidante en la protección de las grasas también deja de existir, de manera que las células comienzan a sufrir daños, especialmente peligrosos en el caso de las células nerviosas, ya que se debilitan las vainas de mielina.

    El sistema inmune, en caso de falta de vitamina E, se debilita. El cuerpo también es menos resistente a la caída de los niveles de células rojas de la sangre, que pueden causar anemia. Por otra parte, una deficiencia prolongada puede causar una disminución en los niveles de calcio y de potasio, por lo que los huesos y músculos ven obstaculizado su funcionamiento y se pueden degradar.

    vitamina E

    Fuentes naturales de vitamina E

    La vitamina E se concentra de manera significativa en los vegetales de color verde oscuro, incluyendo mayor concentración en las espinacas y el brócoli abundantemente.

    Sin embargo, ya que la vitamina E es una vitamina soluble en grasa, también se pueden encontrar fácilmente en los alimentos con grasas saludables, como las semillas (especialmente de semillas de girasol y almendras), y los pescados grasos (como el salmón y las sardinas ). vegetales aceitosos como el aguacate, son también alimentos dónde encontrar vitamina E.

    Aceite de germen de trigo

    Un producto que, cuando se compra puro, puede utilizarse tanto interna como externamente y representa una fuente muy válida de vitamina E, en concreto, encontramos unos 133 mg de vitamina E por cada 100 g de producto. Con un sabor típico que recuerda al trigo y al color paja, es un aceite denso que hoy en día se utiliza principalmente en la industria panadera y en la producción de pasta fresca y cereales. El aceite de germen de trigo se utiliza en cosmética natural por su alta concentración de vitamina E, el antioxidante por excelencia, que protege los lípidos de las membranas celulares (LDL o lipoproteínas de baja densidad), principales blancos de los radicales libres. Usado diariamente, crudo en ensaladas, por ejemplo, o consumido una cucharadita al día en puro, es un fantástico suplemento dietético natural de vitamina E.

    Semillas de girasol

    Su contenido de vitamina E es realmente asombroso: alrededor de 60 mg por cada 100 gramos de producto. Las semillas de girasol son, entre las oleaginosas, las que tienen el menor contenido calórico, están compuestas por un 45% de grasa, un 20-28% de proteínas y un 23% de carbohidratos. Además de la vitamina E, hay vitaminas B1, B2, B6, A, D. Excelente fuente para el cuerpo de magnesio, hierro, cobalto, manganeso, zinc y cobre. Entre los ácidos grasos esenciales tienen una buena presencia de ácido clorogénico, ácido linoleico y ácido fólico. También puedes usarlas en lugar de piñones para hacer pesto o para componer salsas y patés más que saludables.

    vitamina E

    Almendras

    Las almendras son semillas oleaginosas ricas en vitaminas y minerales. Ayudan a mantener el corazón, las arterias y los huesos sanos, y también son un valioso remedio natural contra la anemia. Las almendras son una valiosa reserva de vitamina E (está presente en una proporción de unos 25 mg por cada 100 gramos de producto) y minerales, especialmente magnesio, hierro y calcio. Entre las oleaginosas se encuentran las que tienen el mayor contenido de fibra (12%). Una buena regla empírica es consumir al menos tres de ellas al día.

    vitamina E

    Lechuga

    Contiene 0.2 mg de vitamina E por cada 100 gramos de producto. La lechuga es una verdura rica en nutrientes, de hecho también contiene muchos minerales y vitamina A y carotenos, así como vitaminas K y C. Ten cuidado de combinar bien los alimentos: a veces se puede pensar que la lechuga acarrea problemas para la digestión, sólo porque se ha puesto junto con otros platos más pesados; en cualquier caso también es delicioso cocinado como una sopa, con la adición de leche de coco.

    vitamina E

    Huevos

    Se sabe que la yema de huevo es un producto de alto valor biológico, contiene proteínas nobles y muchos minerales, como hierro, calcio, vitamina E, vitaminas del grupo A, B, D, E. 1 mg de vitamina E está contenido en unos 100 gramos de huevo.

    vitamina E

    Suplementos de vitamina E

    Dado que las fuentes naturales de vitamina E son abundantes y están disponibles, es muy raro que los suplementos de vitamina E resulten realmente necesarios. La suplementación puede ser beneficiosa si se hace dentro de los límites de seguridad.

    Sin embargo, cuando tenemos que seleccionar suplementos de vitamina E, tenemos que tener mucho cuidado. En primer lugar, se recomienda de que el suplemento contenga vitamina E  en su forma natural, que es más eficaz que la forma sintética.


    También resulta muy importante la cantidad y la dosis. Se recomienda consultar con su médico para determinar la dosis adecuada teniendo en cuenta la dieta y otros factores. Es muy importante evitar la sobredosis de vitamina E.

    vitamina E

    Efectos secundarios por sobredosis de vitamina E

    Los niveles muy altos de vitamina E son extremadamente peligrosos. El exceso de vitamina E causa una disminución drástica en los niveles de vitamina K, responsable de la regulación de los procesos de coagulación de la sangre. Este efecto, combinado con las propiedades anticoagulantes de la vitamina E, crean un alto riesgo de hemorragia en el cuerpo.

    Este riesgo puede llegar a ser incluso mayor en el caso de interacción con fármacos anticoagulantes como la aspirina, y suplementos como la arginina, aumentando la posibilidad de hemorragia fatal en el cerebro, de modo que la administración de los suplementos de vitamina E debe realizarse con precaución absoluta.

    Guías relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir