Pastel de limón fit

pastel de limón light

Hoy quiero compartir con vosotros una receta muy sencilla que me ha sorprendido por su espectacular resultado: pastel fresco de limón fit. No sé si habréis probado el pastel fresco de limón de Royal pero el resultado es similar, un sabor a limón muy refrescante y una textura esponjosa super agradable pero todo con las ventajas de ser una receta fit: sin azúcar y alto en proteínas, ideal para culminar una agradable comida o para empezar el día a tope!

Últimamente las recetas dulces que estoy haciendo no me están dando muy buen resultado, quedan bastante diferentes a las fotos o a las recetas que cojo así que con este pastel no tenía muchas esperanzas y menos al tener que usar gelatina, que tampoco me ha dado muy buen resultado en las últimas recetas, pensé que iba a quedar como un churro pero sinceramente me ha gustado tanto que he repetido la receta en cuanto se nos ha terminado el primer pastel! El sabor a limón es intenso y la textura es cremosa y firme, sin llegar a ser como una mousse.

Lo único malo es que desmoldarla es bastante complicado si usamos moldes que no son desmontables o de silicona ya que se queda pegada. Es algo que se soluciona si echamos caramelo líquido pero como no tengo la desmoldo como puedo o parto directamente el trocito que me vaya a comer del molde. Sin más os dejo los ingredientes y la elaboración, que no requiere horno.

Índice

    Ingredientes

    • Zumo de 1 limón / 1 limón y medio (dependiendo de la intensidad que queráis darle)
    • Ralladura de cáscara de medio limón
    • Edulcorante líquido al gusto
    • 6 láminas de gelatina neutra
    • 4 claras de huevo
    • 500gr de queso fresco batido 0%

    Necesitamos

    • Batidora
    • Molde estrecho
    • Microondas/Vitro
    • Nevera

    Elaboración

    1. En una cacerola ancha ponemos a calentar un poco de agua, que cubra medio centímetro o algo menos, y sin que llegue a hervir echamos las 6 láminas de gelatina para que se hidraten. En un par de minutos notaremos que la gelatina se ha deshecho y si no lo ha hecho debemos esperar a que esté totalmente disuelta, sino quedarán trozos sin disolver en el pastel y no es muy agradable…
    2. Disolviendo la gelatina en una cacerola mediana Mientras tanto exprimimos los limones, rallamos la cáscara de medio limón y lo añadimos a la cacerola donde tenemos la gelatina en agua caliente.
    3. Por otro lado batimos las claras de huevo e incorporamos a la mezcla del limón con la gelatina e inmediatamente echamos el queso fresco batido y el edulcorante y cuando tenemos todo en la cacerola volvemos a batir todo para que quede bien mezclado. Batiendo las claras a punto de nieve
    4. Si no tenéis batidora no importa porque podéis batirlo a mano y del mismo modo tampoco tenéis porque calentar el agua en una cacerola, podéis calentar agua en el microondas y hacerlo en un bol aunque a mí me ha dado mejor resultado hacerlo a fuego lento, con agua recalentada en el microondas no he conseguido disolver de manera completa la gelatina.
    5. Finalmente echamos todo en un molde que aconsejo que sea alto y estrecho, ya que si cogéis uno muy ancho el pastel quedará con muy poca altura y se os partirá cuando queráis cortar un trocito. Aun así es bastante complicada de desmoldar y aun no he conseguido que quede “bonita” pero os aseguro que el resultado sorprende, tanto en sabor como en textura.
    6. A reposar 3-4 horitas a la nevera Pero antes de desmoldarla la tenemos que dejar reposar en la nevera unas 3 o 4 horas para que se solidifique, pasado ese tiempo solo queda degustar tan rico pastel sin ningún tipo de remordimiento!

    Guías relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir