Tortilla de coliflor y cebolla

tortilla de coliflor y cebolla

Aquí venimos con una nueva receta, una que tenía muchas ganas de hacer y que en cierto modo me ha decepcionado un poco por su sabor pero no por ello voy a dejar de intentar mejorarla hasta conseguir al receta más sabrosa posible.

¿Y de qué receta estoy hablando? Pues de la tortilla de coliflor y cebolla, una de las sustitutas low-carb por excelencia de la tortilla de patatas. Y aunque podemos hacer una tortilla de patatas sin añadir mucha grasa haciendo la patata al horno o al micro lo cierto es que la patata nos aporta más calorías que otras verduras y hortalizas como puede ser la colifor en este caso (25kcal frente a 77kcal, de las cuales 17 gramos vienen de los hidratos de carbono frente a los 5 gramos de hidratos que aporta la coliflor).

Aunque no es una diferencia abismal si preparamos la patata en aceite y demás ya sí que se nos dispararían las calorías hasta 3 o 4 veces más. No obstante, aun haciendo la tortilla de patatas al modo fit, los hidratos siguen estando ahí y si estamos buscando una reducción de los mismos quizá la tortilla de patata no es nuestra aliada perfecta para esos días o para esos momentos donde buscamos reducir el aporte de hidratos, por ejemplo en las cenas, en dietas de definición o en dietas low-carb.

Desde hace tiempo tenía ganas de hacer la tortilla de coliflor ya que según parecía el sabor era similar al de la tortilla de patatas y ayer por fin me animé a probar dicha receta.

Advierto que era la primera vez que hacía una tortilla contundente y entiéndase por contundente una de esas tortillas de las que hay que darle la vuelta con un plato, pero pese a eso logré que el resultado fuese bueno y ni se me pegase a la sartén ni se me rompiese al darle la vuelta! Así que que nadie deje de hacer la receta porque parezca muy difícil porque no lo es.

Índice

    Ingredientes

    • 200 gramos aproximadamente de coliflor cocida
    • Media cebolla picada
    • 2 huevos enteros + 1 o 2 claras de huevo
    • Sal al gusto

    ¿Qué necesitamos?

    Una sartén antiadherente y un bol para mezclar los ingredientes

    Elaboración

    Picamos media cebolla en trozos pequeños y la ponemos a freír en una sartén mediana hasta que quede doradita pero nunca quemada. Mientras tanto en una cacerola ponemos a cocer unos 200 gramos de coliflor o una cantidad que veamos apropiada para una tortilla mediana. En mi caso cogí una bolsa de un 1kg de coliflor congelada de modo que el resto lo puedo reutilizar para otras recetas.

    Una vez que tenemos cocida la coliflor, la escurrimos quitando el exceso de agua y echamos la cantidad elegida a la sartén donde tenemos la cebolla ya pochada. En la sartén troceamos la coliflor con un tenedor para que queden de un tamaño mediano o pequeño y mezclamos con la cebolla.

    La mezcla de cebolla y coliflor en la sartén. Por otro lado, en un plato hondo batimos 2 huevos y una clara o dos y añadimos la sal. Por último añadimos la mezcla de coliflor y cebolla al huevo batido para mezclar todo de manera uniforme.

    Mezcla de huevo + coliflor + cebolla en un plato hondo

    En la misma sartén donde hemos rehogado la cebolla y la coliflor echamos una gotas de aceite, limpiando con un papel absorbente el exceso del mismo y ponemos el fuego en posición baja-media. Vertemos en la sartén la mezcla e iremos vigilando que no se nos pegue a la base y que no se nos queme!

    Cuajando la tortilla a fuego lento (no te pegues por favor!!!)

    Cuando notemos que la parte de abajo está cuajada (menos de 2 minutos) damos la vuelta a la tortilla con muchísimo cuidado: yo puse un plato encima de la sartén, le di la vuelta, la tortilla salió del tirón del a sartén y la puse del otro lado de nuevo a la sartén para cuajar el lado que faltaba. En el súper podemos encontrar un artilugio para dar la vuelta a las tortillas que es como una tapa de sartén pero en mi caso esa tecnología todavía no ha llegado a mi cocina. Doramos otro minuto y pico la tortilla por el lado que faltaba y ya tenemos nuestra tortilla hecha! A mi me gusta poco cuajada así que le dejé lo justo para que no se rompiese al sacarla de la sartén.

    Sorprendida me quedé con la pinta pero decepcionada con su sabor. Lo cierto es que añadí solo un huevo y 5 claras y creo que eso fue la clave del sabor tan soso que tenía por lo que en el próximo intento lo haré con dos huevos y un par de claras, a ver si así se potencia algo más el sabor. Además le añadiré algo menos de coliflor para que quede aún más jugosa. Juro actualizar el post cuando haga el segundo intento para contaros qué tal va de sabor con esa modificación.

    Quizá la decepción también viene de que me esperaba algo como una tortilla de patatas de toda la vida y creo que por mucho que lo intente va a ser complicado que se llegue a parecer pero, como decía al principio, no pienso parar hasta encontrar la receta perfecta de la tortilla de coliflor y cebolla, que por supuesto compartiré con todos vosotros. Pese a todo, acompañado de ketchup o alguna salsa la tortilla tiene otro punto y es que uno de mis lemas de cocinillas es que el ketchup hace milagros

    Guías relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir