Recetas Paleo

recetas para la dieta paleo

Con la dieta paleo conseguirás hacer ricas y variadas comidas que contiene fruta, verduras, carnes, pescados y mariscos.

En esta sección encontrarás gran variedad de sabrosas recetas para el desayuno, comida y cena. Podrás elaborar aperitivos y postres paleolíticos sanos para ayudarte a conseguir tus objetivos con la paleodieta. Con un poco de creatividad e ingenio conseguirás combinar estupendos menús. Utiliza tus otros libros de recetas de cocina para adaptarlos a los principios dietéticos de la Edad de Piedra. Recuerda siempre seguir el espíritu de la dieta. No comas en exceso, estropearás el plan de nutrición e incluso aumentarás de peso.

Por ejemplo, si sientes deseo de comer dulce, la mejor manera de satisfacerlo es comiendo fruta fresca. Si te quedas con hambre después de una paleocomida, añade más proteína magra, verduras sabrosas o frutas jugosas y dulces.

Observarás que la mayoría de las recetas de la dieta paleo sólo llevan carne, pescado o marisco, frutas, verduras, frutos secos y semillas a los que se les pueden añadir especias, algunos aceites y condimentos. Céntrate en esos alimentos. Dependiendo de la fase en la que te encuentres, puedes añadir esporádicamente recetas que lleven vinagre, vino, miel o un poco de sal. No hay nada de malo en comer estos alimentos de vez en cuando a menos que tengas problemas de salud que te lo impidan. Pero ojo, no lo conviertas en algo habitual.

Índice

    Principios básicos para las recetas

    Evita que los alimentos que uses en tus recetas lleven:

    • Cereales.
    • Legumbres incluidos los cacahuetes.
    • Productos lácteos.
    • Sal.
    • Levadura.
    • Azúcares procesados.
    • Raíces o tubérculos feculentos.
    • Grasas añadidas.

    En las carnes elige los cortes más magros de animales de granja o ganadería e intenta eliminar toda la grasa visible. Cocínalas de forma sencilla: al horno, a la parrilla, a la barbacoa, a la plancha, al vapor o salteadas en muy poco aceite.

    Alternativas y sustitutos paleolíticos

    Sal

    • Sustitúyela por ajo o cebolla en polvo, zumo de limón, pimienta con limón, orégano, semillas. Puedes utilizar cualquier especie o combinación de especies para reemplazar la sal.

    Vinagre

    • Utiliza zumo de limón o de lima.

    Mantequilla/Grasa

    • Combina el aceite de oliva con otros aceites como los de semillas de lino, colza o nueces.

    Azúcares

    • Obtenlos principalmente de frutas y verduras. También puedes utilizar purés de frutas sazonados con zumo de limón y especies para endulzar salsas, aliños, condimentos y postres.

    Alcohol

    • Haz un uso ocasional de las bebidas alcohólicas. Una copa de vino, cerveza o licor como parte de las comidas libres. El vino, si no contiene sal, puedes utilizarlo para marinar carnes y dar sabor a tus recetas. En cualquier caso no abuses y evita el alcohol si sufres alguna enfermedad crónica incompatible.

    Cereales

    • Puedes elaborar harinas de frutas secos en robots de cocina o bien comprarlas en tiendas especializadas. Utilízalas como espesante para salsas o sazonar alimentos. Haz un uso moderado. Si se consume en exceso pueden desequilibrar la dieta y empeorar la salud. La base de hidratos de carbono de la dieta paleo, se obtiene de las frutas y verduras.

    ¡Ahora que te aproveche!

    Guía de Recetas de la Dieta Paleolítica

    Pescados y Mariscos

    • Bacalao a la parrilla con marinada cítrica
    • Cangrejo a la lima y al eneldo
    • Langosta kitava

    Carnes Magras

    • Pollo asado adobado
    • Pollo con verduras al jengibre
    • Pollo relleno Altamira

    Guías relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir