El pan Ezequiel: alimentación saludable
Vota este artículo

El deportista que, además de amar el ejercicio y la vida sana, tiene como objetivo bajar de peso, se ha de marcar una serie de metas para conseguirlo. Entre ellas, destaca como una de las más importantes el cuidado en la alimentación.

La tarea está clara. Fuera azúcares (malos), adiós a las grasas (saturadas) y mucho ojo con los hidratos de carbono. Bien, todo eso es correcto, pero hay que tener cuidado, porque pese a que hacer dieta para conseguir descender esos cuantos kilos que te sobran está genial, no olvides que tu organismo precisa del aporte diario de una serie de aminoácidos imprescindibles para mantener un estado de salud óptimo. Pues bien, cada día, con rutina diétetica incluída, deberás introducir una dosis de hidratos de carbono, proteínas, y sí, también grasas y azúcares. Todo ello adecuado a tus necesidades concretas basadas en diferentes aspectos como tu edad, tu altura y tu peso. Esta idea cobra aún mayor importancia si has decidido combinar tu dieta con ejercicio, como señalábamos un poco más arriba. La pérdida de ciertos nutrientes durante el deporte torna esencial su consumo una vez acabes tu rutina de ejercicios.

dieta y ejercicio

Pan: Saludable y básico

Uno de los alimentos, junto con los dulces, que desechamos desde el primer momento en una dieta adelgazante es el pan. Es curioso, porque este es uno de los mejores y más completos alimentos que tenemos los seres humanos. Ahora es cuando viene la tromba de exclamaciones horrorizadas sobre la enorme cantidad de hidratos de carbono que lo componen. Estamos de acuerdo, pero no olvides que en el equilibrio está la virtud. No es necesario prescindir de este saludable alimento que tantos beneficios aporta a nuestro cuerpo, como el aporte de una enorme cantidad de energía gracias, precisamente, a su elevada cantidad de hidratos de carbono, o la gran variedad de vitaminas y minerales como el hierro y el magnesio, o las vitaminas B6 y B2, tan solo por citar unos pocos ejemplos. Sin hablar de los enormes beneficios que aporta su alto contenido en fibra.

Lee también:  ¿Es una caloría una caloría?

Como es lógico, un consumo excesivo del pan sin atender, además, al tipo que comemos, dará como resultado el desagradable aumento calórico y como consecuencia, ganaremos peso.

Bien, por tanto, lo único que hay que hacer es prestar un poco de atención a la hora de elegir el pan que vamos a consumir y, sobre todo, a las cantidades que vamos a incorporar en nuestra dieta.

pan

El Pan Ezequiel: una excelente opción

Existen numerosas variedades de pan basadas en componentes como diferentes tipos de trigo o formas, si es más grande o más pequeño. Este artículo quiere fijar el foco de atención en las enormes posibilidades en términos de ventajas y propiedades que tiene un determinado pan, ya no sólo para introducir sin problema en tu dieta adelgazante, sino también para consumir uno de los mejores panes a nivel de alimentación saludable que puedes encontrar en el mercado.

Proceso de germinación

Tenemos que tener claro que, a la hora de elaborar el pan, hay que atender a una serie de preceptos, como, por ejemplo, qué tipo de trigo vamos a incluir: ¿refinado o integral? A priori, la respuesta está clara, elegiremos el integral, ¿no? Si bien es cierto que, por regla general, debemos huir de los alimentos refinados porque en el proceso la pérdida de nutrientes es sobrecogedora, creo que debes saber que no hay por qué elegir ninguna de las dos opciones. No hay solo dos opciones.

Aquí entra en juego el pan Ezequiel. Este alimento se elabora a base de diferentes tipos de granos y leguminosas. De esta manera, no está amasado en su totalidad por el trigo. Esos granos y leguminosas se cultivan de manera orgánica y su brote es natural, es decir, se les permite brotar antes de ser mezclados y cocidos para generar el producto final.

Beneficios del pan Ezequiel

Hay que tener muy en cuenta, como señalábamos previamente, que el pan Ezequiel no es un pan exento de calorías, de manera que de él se pueda hacer un consumo sin restricciones. Hay que tener cuidado con las cantidades. Sin embargo, la diferencia con el resto de panes es, por un lado, su menor aporte calórico y por otro, el proceso de elaboración natural que permite salvaguardar la gran mayoría de nutrientes sin perder nada por el camino. Además, cabe señalar que el porcentaje glucémico es apenas inexistente.

Lee también:  ¿Qué son las Saponinas? Descubre sus propiedades

En cuanto al proceso de germinación, gracias a su origen natural las cualidades nutritivas de los granos aumentan considerablemente. Esto conecta con lo que hablábamos al principio del artículo: las proteínas que aporta el pan Ezequiel es bastante mayor que el que puede ofrecer otro tipo de pan como consecuencia de la pérdida de materia seca en el proceso de germinación. Así pues, una rebanada de pan Ezequiel aporta a nuestro organismo 9 de los aminoácidos esenciales que precisamos.

Todo este proceso natural de germinación hace que, en el momento de consumirlo, las enzimas contenidas en el grano comienzan a quebrar las proteínas y los carbohidratos que son rápidamente absorbidos por nuestro organismo, al contrario de lo que sucede con los panes comerciales que pierden todos estos nutrientes en el proceso de refinamiento.

Además, cabe señalar que este proceso ayuda a reducir la cantidad de gluten contenido en este tipo de pan, de manera que protege y facilita la digestión de forma que los nutrientes acceden mucho más rápido y sin problemas a nuestro organismo.

Pan ezequiel

Propiedades

A modo de enumeración, señalamos otras de las variadas propiedades beneficiosas que contiene el pan Ezequiel:

  1. Los ingredientes contenidos en el pan Ezequiel cuentan con el respaldo de certificados orgánicos
  2. Los granos que se emplean para la elaboración de este pan han sido previamente germinados de manera natural
  3. Ninguno de los componentes de este alimento ha sido genéticamente modificado (OGM)
  4. En el proceso de elaboración no tienen cabida los conservantes, ni mantequillas o azúcares refinados
  5. La preservación de los beneficios naturales de la fibra y el salvado de granos se consigue gracias un proceso especial basado en la cocción lenta

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.