Última actualización:

Beneficios de la rhodiola rosea
5 (100%) 1 voto

La rutina conlleva mucha actividad, como el trabajo, la casa o los hijos, que se repite una y otra vez provocando que al final de la semana acabes cansado y estresado. Si alguna vez te has sentido así entonces te interesará conocer a la Rhodiola rosea y cómo te puede ayudar.

La Rhodiola rosea es una hierba que se utiliza para fortalecer el sistema nervioso, también sirve para luchar contra el estrés, la ansiedad, la fatiga y los cuadros depresivos. Esta planta pertenece a la familia de las Crassulaceae y crece en zonas frías como el Ártico, Siberia, Islandia o Escandinavia, y en altitudes elevadas de más mil metros. En esas zonas es conocida como la raíz del ártico o la raíz de oro, sus flores  son amarillas y florecen en verano.

¿Por qué es tan beneficiosa para el estrés? La Rhodiola rosea es conocida como adaptógena, es decir, tiene la capacidad de adaptarse a las necesidades de tu cuerpo. El término de adaptógena se la dio el farmacólogo ruso Lazarev en los años 50 cuando estudió sus propiedades y evaluó que no causa prácticamente efectos secundarios, y ayuda al cuerpo a resistir situaciones de estrés. El estudio de esta planta llegó a ser top secret en el gobierno soviético; en plena guerra fría los científicos rusos investigaron sus beneficios y se la llegaron a dar a sus atletas y a sus cosmonautas obteniendo muy buenos resultados.

Pero, la historia de esta planta es mucho más antigua, no solo fue Lazarev el que vio todo su potencial, en el año 77 dc apareció la Rhodiola rosea en un antiguo libro griego de Dioscorides como Rodia Riza, en un estudio pormenorizado de sus beneficios. Además, los chinos viajaban hasta el Himalaya para recolectarla e incluso se conoce que los vikingos utilizaban esta planta para aumentar sus fuerzas. Los sherpas, los guías de los montañeros que viven en el Himalaya, ingieren esta planta para tener más energía  y para aguantar las duras condiciones del invierno y de la falta de oxígeno a grandes alturas.

Lee también:  Suplementos para las articulaciones

Esta planta contiene un componente llamado rosavina que actúa sobre el organismo disminuyendo la fatiga. Los efectos de la Rhodiola son más potentes en el cerebro, mejora la serotonina y la dopamina en los receptores de las neuronas. Favorece la resistencia mental y física a través de la disminución del estrés.

Propiedades y beneficios de la Rhodiola Rosea

La Rhodiola Rosea es una planta que tiene el poder de aumentar la resistencia del cuerpo al estrés, a la ansiedad y a la fatiga. Como es adaptógena funciona en nuestro organismo equilibrándolo pero sin modificar sus funciones corporales. Esta planta contiene más principios activos en la raíz. Lo que más destaca en la Rhodiola son sus fitonutrientes, dentro de ellos se encuentran diferentes fitoquímicos y el que más nos interesa  es el grupo de los fenilpropanoides (rosavin, rosarin y rosin) y solo se encuentran en el género de la Rhodiola rosea.

Rhodiola rosea

Los fitonutrientes ayudan al cuerpo a protegerse de la oxidación, la inflamación y de las enfermedades degenerativas. También, ayuda a reducir los radicales libres y prevenir del estrés oxidativo.

La hierba del ártico es muy utilizada para reducir el estrés ya que disminuye los niveles de la hormona cortisol. También, es conocida porque aumenta la energía física y mental. Los deportistas pueden utilizar esta planta para aumentar su ritmo de ejercicio.

Para la depresión esta planta ayuda a mantener los niveles de serotonina y dopamina, gracias a la combinación de la rosavina y el salidrósido. La Rhodiola potencia además la memoria y la concentración. Una solución perfecta para los estudiantes en época de exámenes.

Esta planta se utiliza para el tratamiento del Parkinson por su capacidad de aumentar los niveles de dopamina. También, la Rhodiola es capaz de ayudar al organismo a resistir las toxinas y a reducir el crecimiento de tumores, según algunos estudios, hasta un 39%. Y aumentar las defensas del organismo porque refuerza el sistema inmunitario.

Otra de las cualidades de la Rhodiola rosea es que ayuda a adelgazar porque controla la hormona cortisol, aumenta la eliminación de grasas hasta un 9%. Además, ayuda a dormir mejor y luchar contra el insomnio. Y ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, por lo que esta planta viene muy bien para los diabéticos.

Lee también:  Beneficios de la Bacopa Monnieri

Contraindicaciones y efectos adversos de la Rhodiola

Aunque Lazarev estudió que esta planta no posee prácticamente efectos secundarios, siempre hay alguna contraindicación. Si se consume más de lo que se recomienda puede provocar irritabilidad y producir nerviosismo e insomnio.

Además, la Rhodiola puede subir la tensión arterial de algunas personas, sobre todo de aquellas que tienen cambios en la presión arterial o sufren espasmo coronario. Siempre es necesario acudir a un profesional para que te evalúe.

La Rhodiola puede diluir la sangre por lo que no es recomendable tomarla antes de una cirugía, ni si estás tomando anticoagulantes o suplementos de vitamina E. Tampoco la pueden tomar las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ni menores de 10 años.

¿Cómo tomar la Rhodiola?

La dosis recomendada de Rhodiola rosea es de 200mg a 600mg diarios. Puedes tomar esta hierba en infusiones, en suplementos naturales o en extracto natural. Si te gustan más las infusiones puedes tomar de 2 a 3 al día, lo mejor es ingerirla veinte minutos antes de cada comida y de dos a tres horas antes de irte a dormir, porque la Rhodiola da energía al cuerpo y puede provocarte insomnio.

Si por el contrario prefieres tomar el extracto natural de esta planta, entonces es preferible tomar 1ml al día y mejor por las mañanas. Y por último, puedes tomar Rhodiola en suplementos, en ese caso se recomienda un comprimido al día y por las mañanas. El tratamiento con suplementos de Rhodiola suelen tener una duración de 2 a 3 meses.

La Rhodiola es una planta que se considera segura y que se tolera bastante bien, no suele dar problemas ni producir efectos secundarios relevantes. Pero si no te fías, los efectos secundarios suelen aparecer de forma rápida, por lo que si tienes alguno de los síntomas indicados en el punto anterior lo mejor que puedes hacer es acudir al médico y dejar de tomarla.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.